En nuestros programas, hablamos de las apasionantes historias de la Biblia, de Dios, del comienzo del universo. Vimos cómo empezó el mundo, cómo Dios creó el universo y los vegetales.

Ahora que hay tierra, aire, agua y todo tipo de plantas, todo está listo pero… listo… ¿para quién y para qué? Entonces, ¿cuál es el objetivo de Dios, cuál es su plan, qué va a hacer ahora?

Lo averiguaremos ahora, y al final de la historia podrás responder a esta pregunta: ¿Qué animal creó Dios primero: el elefante, el loro o el delfín?

Visite también nuestro canal francés de YouTube.
Este programa tiene su propio podcast en francés.

Lee el texto de la historia

Para los animadores

Catégories

Texto completo de esta historia:​

En cuatro días, Dios creó la luz, la extensión del cielo, el mar, la tierra seca, toda la vegetación y todas las lumbreras, Saturno, Marte pero también el sol y la luna. ¿Por qué estos astros? Para marcar las épocas, los días y los años, así sabes en qué año naciste y en qué día somos.

Todo seguía en silencio, ni un sonido, ni un grito, aún no había seres vivos pero todo estaba listo para recibir la vida.

– ¡Que las aguas pululen de una multitud de seres vivos y que las aves vuelen por el cielo!

Así aparecieron los grandes monstruos marinos, la ballena azul, la otaria, el tiburón, la carpa, el león marino y todas las especies de animales que se deslizan y pululan en el agua, la serpiente marina, el cangrejo, las medusas y las esponjas.

Había de todos los colores, algunos con formas extrañas y divertidas, ¡incluso peces payaso y peces pijama, peces conejo y peces voladores!

¿Y en el cielo qué pasó?

Las aves comenzaron a revolotear, brincar, correr, volar por todos lados. El colibrí, el loro, el flamenco, el avestruz, el águila imperial y el tejedor común.

El silencio dio paso al quiquiriquí del gallo, al cacareo del pato, al canto armonioso del ruiseñor pero también al grito de la gaviota y a los píos de los gorriones.

Qué animación en el mar y en la tierra.

La vida estaba ahí.

Dios miró y se regocijó al ver todas estas maravillas. Bendijo a todos estos animales. Les habló.

¿Sabes lo que les dijo?

– ¡Reproducíos, que tengan cachorros, sean numerosos, llenad las aguas de los mares y de los ríos y vosotros, aves, multiplicaos!

Fue el quinto día. Ahora había mucha agitación en los mares y en el cielo pero … vamos a ver lo qué pasa en la tierra … ¡Pues ! ¡No pasa nada !

Nada que salte, que repte, que corra, que galope, solo toda una hermosa vegetación coloreada y perfumada.

Entonces, el sexto día, Dios habló, y dijo:

– ¡Que la tierra produzca animales vivos según su especie, ganado según su especie y todos los reptiles de la tierra según su especie!

Y en la tierra aparecieron todo tipo de animales. Unas cebras comenzaron a galopar por la hierba fresca con las elegantes gacelas, los majestuosos leones y las ovejas. Los traviesos titíes trepaban por los árboles y los caracoles se deslizaban lentamente sobre las hojas frescas, por fin . aparecieron miles y miles de especies de animales.

Hoy, todavía no los conocemos a todos. Pero puedes hacer la lista de todos los que conoces. En la parte inferior de la página, podrás escribir: “Dios los creó a todos”.

Todos estos animales vivían sin pelear ni devorarse unos a otros. ¿Sabes por qué? Porque Dios les dio la hierba, los vegetales para comer. La naturaleza entera estaba en paz.

Al final del sexto día, pues había seres vivos en el agua, en el cielo y en la tierra. Dios miró a toda su creación, vio que todo era bueno, perfecto.

1, 2 3, 4 ¡Y TÚ Y YO!

Cuando pienso en toda esta creación, pienso :

– Dios es realmente grande. ¡Qué poder y qué sabiduría! Todo le pertenece a él y nosotros, ¿qué hacemos de esto?

Creo que él lo creó todo, que dio vida a todo lo que nos rodea. ¿Y tú ? ¿Lo crees? ¿Le das las gracias? Yo, lo hago a menudo.

Lamento una cosa, es que toda esta hermosa naturaleza ahora esté tan estropeada, contaminada. Pero, hago lo que puedo para cuidarla. ¿Y tú, también lo piensas?

Puedes encontrar el relato de la creación en el primer libro de la Biblia, el libro del Génesis en el capítulo uno. ¿Has respondido a la pregunta qué animal creó Dios primero: el elefante, el loro o el delfín?

Primero, creó el delfín, luego el loro y por último el elefante

4, 3, 2, 1 ¡Y NOSOTROS PADRES!

En esta mente de regocijarse, de maravillarse de las bellezas de la creación y más particularmente de los animales, le sugiero elegir con su hijo a un animal y con él, investigar, dibujar, ver un documental, observar las hormigas en el jardín o la araña tejiendo su tela. Cuanto más entramos en detalles, mayor será nuestra maravilla.

El asombro es una de las características de la infancia, pero nosotros también seguimos maravillándonos y alabando a Dios por su creación.