Continuamos nuestro descubrimiento del evangelio; lo que hace Jesús, lo que dice, pero también lo que hacen las personas y los niños que se encuentran con él. Hoy vamos a llevarte a una aventura muy especial. Imagina a un niño parado en medio de una gran multitud de 15.000, tal vez 20.000 personas en el campo. Pero, ¿qué está haciendo aquí? ¿Qué le interesa? Se llevó su comida con él, ciertamente planeaba pasar todo el día con ellos; ¿Para qué ? Escuchemos esta historia que puedes encontrar en el capítulo 6 del Evangelio de Juan. Entonces podrás responder a mi pregunta: ¿qué puedo darle a Jesús?

Visite también nuestro canal francés de YouTube.
Este programa tiene su propio podcast en francés.

Lee el texto de la historia

Para los animadores

Catégories

Texto completo de esta historia:​

¿QUÉ LE VAS A DAR A JESÚS?

Imagina a estas personas hablando:

– ¡Oh ! ¡Jesús y sus discípulos están en una barca!

– ¡Si ! ¡Los reconocimos!

– Van a cruzar el lago. ¡Vamos ! ¡Siguiendo la orilla, los encontraremos!

– ¡Vamos con vosotros, nos encanta tanto escucharlo !

La noticia se extendió a todos los pueblos y ciudades de los alrededores. Los ancianos, los jóvenes, los niños, los enfermos, los padres, todos van. Salen de casa, dejan el trabajo en el campo y todos juntos se van. Un muchacho se une a ellos, quiere conocer a ese Jesús que hace milagros, que sana a los enfermos. Se llevó su picnic, cinco bollos de cebada y dos pescados asados. Cuando Jesús desembarca en la orilla, ¿qué ve? Una gran multitud que está ahí esperándolo. Todos los ojos están puestos en él. Hay ahí 5.000 hombres, probablemente el mismo número de mujeres y muchísimos niños. Si intentamos sumar, ¿cuántas personas son? ¿15.000 personas o más? Pero Jesús y sus discípulos están cansados, vinieron aquí para descansar un poco y he aquí que están frente a esta multitud de personas. ¿Se va a despedir de ellas Jesús? ¿Las va a ignorar? ¿Se va a esconder? ¡No ! Está conmovido, las ve como un rebaño de ovejas que no tiene pastor. Nadie que las cuide, que les haga bien, que las sane, que las guíe. Jesús se sienta y les habla. Les dice buenas palabras, les anima. Les enseña mucho sobre el amor de Dios. Sana a los enfermos. Lo escuchan con atención, incluso los niños; atienden sus palabras. Y nuestro muchacho que está ahí recibe estas palabras en su corazón, incluso se ha olvidado de su merienda. Nadie vio pasar el tiempo, pero el día se está desvaneciendo y ahora todos tienen hambre, jóvenes y ancianos. Los discípulos se acercan a Jesús:

– Estamos en un lugar aislado y se está haciendo tarde, así que envía a esta gente de regreso para que vayan a los pueblos y compren algo de comer.

– No necesitan irse, les responde Jesús, sois vosotros quienes los van a alimentar.

– ¡Nosotros! ¡ darles de comer!

Los discípulos ya no saben qué pensar; cómo alimentar a toda esa multitud, ¡pero es imposible!

– ¿Adónde quieres que vayamos a buscar comida para toda esta multitud ?, responde Felipe, aunque quisiéramos darles a todos un pequeño trozo de pan, se necesitaría mucho dinero, el salario de casi un año de trabajo. ¡Y no tenemos nada!

Nuestro muchacho se acercó a Andrés. ¿Escuchó la conversación? En cualquier caso, este problema de comida no le concierne, tiene su comida, solo tiene que comer sus panes y sus pescados y todo está bien para él. Pero no, no quiere comer cuando los demás no tienen nada.

– Ten, le dijo a Andrés, es para Jesús.

Andrés está bastante perplejo, se acerca a Jesús:

– Aquí hay un niño que tiene cinco panes y dos pececillos, pero ¿qué podemos hacer con eso para todos?

Es como si Andrés le dijera a Jesús:

– Pero esto es totalmente ridículo, es buen chico este niño pero mejor que se coma su comida.

Jesús dijo a sus discípulos:

– Hagan que todas estas personas se sienten en el césped en filas de 50 y 100.

¡ Que se sienten! Pero, francamente, ¿no sería mejor enviarlos a casa de inmediato? Los discípulos ya no lo entienden, pero obedecen. ¿Y el muchacho? Bueno, ahora es como todos los demás, no tiene nada que comer. No sabe quién va a comerse su picnic, tal vez Jesús o un discípulo, espera tranquilamente. Todos se acomodan en la hierba. Te imaginas a esas miles de personas sentadas esperando. ¿Pero qué están esperando? Ellos no saben, hicieron lo que Jesús dijo, eso es todo. Jesús toma los cinco bollos y los dos pescados del niño. Nadie se mueve. Él mira hacia el cielo y en voz alta, agradece a Dios por esta comida. Se oye su oración de bendición. Comparte los panes y el pescado en pedazos y da algunos pedazos a cada uno de sus discípulos. No para que se los coman porque Jesús les dijo:

– Distribuirlos a todas estas personas.

Y ahí van los discípulos que comienzan a dar un trozo de pan y un trozo de pescado a uno, un trozo de pan y pescado al otro, luego a otro. Pero qué pasa ? Mientras los distribuyen, tienen más y más trozos en sus manos. Esta comida se está multiplicando. Pasan por las filas y todos tienen lo suficiente para comer. ¿Qué pasa con nuestro muchacho? Bueno, él también comió todo lo que quiso, como los demás, pero imagina su asombro, su alegría. Por supuesto, le dio a Jesús todo lo que tenía, pero no pudo imaginar ni por un momento que su picnic en las manos de Jesús podría usarse para alimentar a toda esa multitud.

Cuando terminaron de comer, Jesús dijo a sus discípulos:

– Recoged los trozos que sobran, para que no se desperdicie nada.

¿Sabes cuántas canastas llenaron con los pedazos restantes de pan y pescado? No una canasta, ni dos, sino doce canastas grandes. Ante ese milagro, la gente exclama:

– No cabe duda, Jesús es verdaderamente el que Dios había prometido enviar, el que predijeron los profetas.

Jesús les pide a sus discípulos que regresen a la barca para cruzar el lago. Durante este tiempo, despedirá a la multitud. Durante nuestro próxima emisión, los encontraremos durante esa travesía por el lago.

1, 2, 3, 4 ¡Y TÚ Y YO!

¿Recuerdas la pregunta ? ¿Qué le puedo dar a Jesús? Ésta puede ser la pregunta que te estás haciendo. Jesús ya no está en la tierra, está en el cielo, entonces, ¿qué hacer? Pues, como ese niño. Cuando te enteras de una situación difícil, amigos, personas cercanas o lejanas que no tienen lo necesario para su vida, comida, ropa por ejemplo y que tú tienes lo necesario, entonces , comparte, da de todo corazón, con alegría por amor a esas personas pero también por amor al Señor. Puede que sea poco a tus ojos y a los ojos de los demás, pero pídele a Jesús que lo bendiga y Él lo multiplicará más de lo que puedas imaginar. Todavía hace milagros hoy. Escucha lo que nos dice, te animará:  “Todo lo que hacéis, todo lo que dais, al más pequeño de los míos, es a Mi a quien lo hacéis”.

4, 3, 2, 1 ¡Y NOSOTROS LOS PADRES!

Nuestros hijos no son demasiados pequeños para aprender a dar, a compartir, no sólo con la familia, con los seres queridos, sino también más ampliamente con los demás. Anímelos a dar a los necesitados, necesitados de afecto, de atención, de ayuda, de dinero, de comida, de ropa. Jesús nos dice que hay gozo en dar, así que ¿por qué no probarían el gozo de dar? Dar a los demás, para nosotros, es como dar a Jesús.