Vimos en nuestra última historia, que los sabios vinieron de una tierra lejana para adorar al pequeño niño Jesús. Pero el Rey de Israel, un hombre cruel, trató de matarlo, así que José y María huyeron a Egipto y por algún tiempo vivieron en esa tierra extranjera. Luego regresaron a Nazaret y es en este pequeño pueblo donde Jesús creció.

¿Alguna vez te has preguntado qué podía hacer Jesús de niño? ¿Como era ? ¿ Jugaba con sus amigos? ¿Iba a la escuela? ¿Tenía hermanos y hermanas? ¿Obedecía siempre a sus padres? Bueno, todo esto lo descubriremos, quien ahora nos contará nuestra decimoquinta historia. Pero primero, te hago la pregunta del día, escucha atentamente, tendrás la respuesta al final de la historia: ¿Es Jesús un modelo?

Visite también nuestro canal francés de YouTube.
Este programa tiene su propio podcast en francés.

Lee el texto de la historia

Para los animadores

Catégories

Texto completo de esta historia:​

¿OBEDECE SIEMPRE JESÚS A SUS PADRES?

                                           

Fue en Nazaret donde Jesús creció. José, su padre, trabajaba con madera, era carpintero, reparaba casas, hacia mesas, sillas, arcones, arados. Y María, su madre, ¿qué estaba haciendo? Ella hacia lo que todas las mamás hacen en este momento. Iva a buscar agua  al pozo, trituraba los granos de trigo o cebada para hacer harina, lavaba la ropa … a mano, no existían lavadoras, tejía lana, cosía ropa y, por supuesto, cocinaba  para toda la familia. José y María no eran ricos pero eran honestos y trabajadores. Amaban a sus hijos y les enseñaban a obedecer.

De pequeñito, Jesús aprendió a caminar, primero gateando, como tú y como yo. Empezo a hablar, a correr y a trepar. Sí, creció como todos los niños de su edad. Un día, su túnica  se hizo demasiado corta y sus sandalias le apretaban los pies. Jugaba con sus compañeros e iva al colegio. Si ! Aprendió a leer, escribir y contar. Podía recitar los Salmos de memoria. ¿Los Salmos? Es un poco como poesía. Quizás tú también hayas aprendido de memoria el Salmo 23. Jesús tiene hermanos y hermanas pequeños. Como, él es el mayor de la familia, los cuida, y ayuda a su mamá.

Comenzó a usar las herramientas de José, la sierra, el martillo. Puede que se le hayan pillado los dedos. Aprendió el oficio de carpintero porque en ese momento, los niños aprendían el oficio de su padre.

¿Cómo crees que se portaba con los demás? ¿Es un peleador o un buen camarada? Jesús es un niño perfecto, siempre hace lo que agrada a Dios, a sus padres ya los demás. Siempre dice la verdad, podemos confiar en él, no hace tonterías.

¿Sabes a qué edad tenía cuando izo su primer viaje? A la edad de 12 años ! Va a Jerusalén con José, María, amigos y decenas de personas más. Van a asistir a la fiesta de la Pascua. Es un viaje de varios días. Jesús descubre esta gran ciudad con sus calles estrechas tan concurridas que apenas se puede caminar. Hay gente de todo el país, y animales, ovejas, camellos, burros. ¡Qué alboroto!

Pero algo le interesa particularmente a Jesús. Es el templo, las ceremonias, toda esta gente que viene a rezar. Se acerca a líderes religiosos, sacerdotes. Los escucha con atención y  habla con ellos sobre la Palabra de Dios. Les hace preguntas y les responde cuando lo interrogan. Estos hombres altamente educados están asombrados.

– ¿Cómo puede un niño de 12 años saber todo esto? se dicen a sí mismos, es realmente muy inteligente.

– ¡Es sorprendente, nunca habíamos visto eso! ¿De dónde vino este niño?

– ¡Conoce la Palabra de Dios tanto como nosotros!

Termina la fiesta. José y María toman el camino de regreso. Jesús no está junto a ellos pero … Está con amigos o familiares, piensan. Por la noche, Jesús no se unió a ellos, comienzan a preocuparse, no es su costumbre.

– ¿Está Jesús con vosotros? preguntan algunos; y a los demás, ¿no lo habéis visto?

Pero no, nadie lo vio. Deciden regresar a Jerusalén. ¡Qué angustia! ¿Cómo encontrar a este niño en esta gran ciudad que no conoce? Buscan, recorren las calles, preguntan a la gente:

– Buscamos a nuestro pequeño, no lo has visto… un niño que está solo.

Pero nadie lo sabe. Un día, dos días, todavía no hay Jesús. Donde buscar Como hacer ? Después de tres días, van a ver al templo. María lo ve. Pero, ¿qué está haciendo ahí sentado entre estos hombres de barba blanca? Habla de textos sagrados con ellos. José y María están aliviados y felices, pero tan asombrados que no pueden creer lo que ven, nunca imaginaron encontrarlo allí.

 – Hijo mía, le dijo María, ¿por qué hiciste eso? ¡Tu padre y yo te buscábamos con angustia!

– ¿Por qué te preocupas tanto? Jesús le respondió: ¿No sabes que debo ocuparme de los asuntos de mi Padre?

María y José no entienden realmente su respuesta … ¡el negocio de su padre! ¿Han olvidado las palabras del ángel Gabriel, de Simeón, de los pastores? ¿Han olvidado quién es Jesús? Jesús lo sabe muy bien. Solo tiene 12 años pero sabe que es el Hijo de Dios y ese día se lo recuerda a José y María. Él sabe que vino del cielo en una misión muy importante y veremos a medida que avanzamos en nuestras transmisiones cuál es esa misión. Los tres emprenden el camino de regreso a Nazaret donde Jesús seguirá creciendo, siempre obedeciendo a Dios y a sus padres.

 

1, 2 3, 4 ¡Y TÚ Y YO!

No siempre queremos obedecer, pero ¿saben lo que Dios les dice a todos los niños del mundo? “Obedece a tus padres en todo lo que es bueno”.  Si Dios nos dice que es muy importante, ¿no es así? Y para ayudarnos, tenemos a Jesús como modelo. Siempre obedeció a sus padres. Era un niño muy agradable, pero si alguien le hubiera pedido que hiciera algo malo, como robar, en tu opinión, ¿lo habría hecho? ¡No por supuesto ! Si un día no sabes muy bien qué hacer, te daré un pequeño consejo: Hazte esta pregunta: “¿Qué haría Jesús en mi lugar?”. A mí muchas veces me ha ayudado y fortalecido porque, aunque los demás no estén contentos porque yo no hago lo que ellos quieren, yo sé que Jesús está de acuerdo, y eso, amigo mío, ¡ da mucha fuerza ! Y ahora la respuesta a la pregunta: ¿es Jesús un modelo a seguir? ¡Si ! Jesús es un modelo para nosotros.

 

 4, 3, 2, 1 ¡Y NOSOTROS LOS PADRES!

Tener hijos perfectos, siempre dispuestos a obedecer … ¡ es el sueño de todos los padres ! Pero bien … el problema es que nuestros hijos son de la misma naturaleza que nosotros. Entonces … no siempre es fácil y el ambiente familiar a veces se ve muy alterado, tu paciencia maltratada. Pero perseveremos en presentarles a Jesús, el modelo perfecto que siempre ha practicado el bien y rechazado el mal. Él también aprendió a obedecer. Se presentarán muchos otros modelos a nuestros hijos, ¡pero ánimo! Como ya lo sabéis, somos nosotros, mamá y papá quienes somos sus primeros y principales referentes. La huella que dejamos permanecerá profundamente impresa en sus corazones y el Espíritu Santo les recordará las palabras correctas del evangelio en el momento adecuado.